Es tiempo de periodismo activo

En tiempos de crisis, lanzamos una nueva colección de libros.

El 10 de diciembre de 2012 presentamos en Barcelona la colección Periodismo Activo, de Publicacions de la Universidad de Barcelona. Dos días más tarde lo presentamos en Madrid. Salieron sus dos primeras obras: mi Periodismo narrativo y Ética del periodismo, del catedrático de ética y decano de Filosofía de la UB Norbert Bilbeny.

En Barcelona nos presentó la periodista y escritora Margarita Rivière; en Madrid, el director de la Fundación Santillana Basilio Baltasar. Ambos me enriquecieron con sus comentarios y me ayudaron a ver mi propio libro de otra manera.   

Quiero compartir aquí unas palabras que preparé para la presentación en la librería La Central del Raval, en Barcelona, donde vinieron más de 50 amigos, colegas, alumnos y ex alumnos. Por supuesto, no lo leí sino que improvisé a partir de estas ideas.

¿Por qué Periodismo activo?

Es asombroso y valiente que una universidad pública apueste por una nueva colección de libros de periodismo en medio de unos recortes brutales al presupuesto social, cultural, y en especial al destinado a las universidades, que supuestamente deben ayudar a sacarnos de esta crisis con su producción de conocimiento, pensamiento crítico y ciudadanos formados e informados.

En este proyecto tuvieron mucho que ver el vicerrector Pere Quetglas, la directora de Publicaciones y Ediciones de la UB, Meritxell Anton y sus predecesores, Joan Duran y Jordi Raventós. Y también un equipo editorial con gente tan valiosa como la editora Alicia Ferrer y la encargada de prensa y mercadeo Cruz Artidiello; y en el caso de estos dos libros, el lujo de contar con grandes periodistas para las fotos de las portadas: Leo Faccio y Gianluca Battista.

En los años de creaciones y cambios, casi todos propuestas de Meritxell, le dimos vueltas al nombre de la colección. Una de las propuestas era Periodismo Actual.

Pero no queríamos que se hablara solo del periodismo de hoy. Queríamos traer también del pasado buenos ejemplos de una tradición que en nuestro oficio muchas veces se pierde en el olvido. También es esa una de las funciones de la universidad: recuperar el pasado, mantener viva la llama de las luchas que se dieron por la libertad de prensa, de opinión, por el derecho a ser informados. Y queríamos adelantarnos al futuro, soñar y advertir.

Nos quedamos con Periodismo Activo, que pone en primer lugar una palabra más necesaria que nunca.

No es tiempo de periodismo pasivo. No es tiempo de cubrir pasivamente actos, anuncios, ruedas de prensa sin preguntas, informes y decisiones del poder.

Es interesante la polisemia de esta palabra, cubrir. Empezamos pensando que nuestra tarea es cubrir lo que hacen otros al trasladar al público lo que dicen, lo que dicen que hacen, y terminamos cubriendo sus desaguisados, sus crímenes y sus errores.

Hace pocos días el presidente de gobierno, Mariano Rajoy, dijo que hace lo que hace porque se lo impone la realidad.

Es tiempo de descubrir la falacia de esta aseveración. Descubrir la realidad de las causas y los efectos de las medidas económicas que se están tomando ahora. Es tiempo de un periodismo activo.

El pensamiento activo no saca de la aparente contradicción que muchos plantean ahora entre el pensamiento positivo y el negativo.

¿Ver lo que está bien o ver lo que está mal? Ninguno de los dos como actitud de entrada. Ver activamente, mirar con detenimiento lo que pasa. Entenderlo y después explicarlo.

Los dos libros con los que lanzamos la colección tienen que ver con dos aspectos que para mí son indisolubles de este mirar activamente y ayudar a mirar y entender, una de las bases que hacen al periodismo serio un pilar necesario de la democracia: la ética y la calidad de la investigación y la escritura, unidos, como decía García Márquez, como el zumbido al moscardón.

El periodismo activo, en definitiva, no se limita a contar qué pasó ayer o hace cinco minutos. Trata de desentrañar qué nos está pasando. ¿No es esa la función más importante del periodismo de hoy?

Los viajes del Penélope

Los viajes del Penélope

El Penélope sigue navegando

¡Acaba de salir en Argentina la edición de bolsillo de mi libro Los viajes del Penélope!

En 2007, coincidiendo con los 25 años de la Guerra de las Malvinas, la editorial Tusquets inició su colección de Crónica con la edición “grande” – los típicos y elegantes libros de Tusquets, con borde negro. Tuvo muy buenas críticas y comentarios en diarios como La Nación de Buenos Aires, Uno de Mendoza, El Periódico de Catalunya de Barcelona y la edición alemana del Financial Times de Hamburgo.

Dos años más tarde, la editorial Südpol, que publica libros de exploración, viajes e historia de la Patagonia, encargó la traducción del libro al inglés a John Fowler. John hizo una estupenda traducción del libro, que se vende desde 2010 con el nombre The Voyages of the Penelope.

Ahora la colección Fábula de Tusquets publica una versión  de formato más pequeño. El subtítulo ya no hace referencia tan directa a la guerra, sino que se centra en la aventura y el relato de un viaje de descubrimiento y auto-descubrimiento: “Las tres vidas de un velero legendario, de la exploración patagónica a la Guerra de Malvinas”.

Este es el nuevo texto de la contraportada:  

En ma­yo de 1982,  el comando de la Armada en Malvinas envió al conscripto Ro­ber­to Herrs­cher, junto con seis marinos de carrera, a tomar y navegar el barco más pequeño, más viejo y menos guerrero de las islas: la go­le­ta mal­vi­nen­se Pené­lo­pe. Du­ran­te un mes, el au­tor vi­vió la gue­rra a bor­do de su «bar­qui­to», igno­ran­do que se ha­lla­ba en una na­ve his­tó­ri­ca.

Años des­pués, Herrs­cher, ya convertido en periodista y escritor, descubrió que el Penélope había sido el legendario Feuerland, un velero de madera que el explorador alemán Gunt­her Plüs­chow, hé­roe de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, ha­bía cons­trui­do en 1927 pa­ra descubrir lugares escondidos de Tierra del Fuego.

Herrs­cher viajó a Buenos Ai­res, la Patagonia, Mal­vi­nas y Ale­ma­nia, para reencontrarse con el Pe­né­lo­pe y reconstruir su fas­ci­nan­te his­to­ria, pe­ro en ese proceso tam­bién se acercó a la vi­da de los mal­vi­nen­ses y se enfrentó a los fan­tas­mas de la gue­rra y los de su pro­pia his­to­ria.

Enlaces  sobre el libro:

http://www.tusquetseditores.com/titulos/fabula-los-viajes-de-penelope

http://loslibrosrobados.blogspot.com.es/2007/10/los-viajes-del-penlope-de-roberto.html

http://www.librocity.com/9789876701068/Los+Viajes+Del+Penelope+++Las+Tres+Vidas+De+Un+Velero+Legendario/